La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Susana Radío, ha asegurado que la implantación de la zona azul en Marbella perjudica a comerciantes y vecinos, y que el Ayuntamiento no ha tenido en cuenta la opinión de todos a la hora de tomar una medida que tiene un objetivo recaudatorio por parte del Consistorio.

Radío señaló que la adjudicación provisional de la gestión del servicio a la empresa Setex Aparki S.A. deja claro que el Ayuntamiento tiene interés en recibir sustanciosos beneficios con esta medida, ya que esta sociedad es la que ofrece un canon más ventajoso para el Consistorio, concretamente más de un 39 por ciento de la facturación obtenida.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista considera mucho más importante que el Ayuntamiento se ocupe de buscar soluciones para una mejor gestión del tráfico en el municipio, “en lugar de imponer a los ciudadanos nuevas cargas económicas”.

Radío exigió al Consistorio que antes buscar nuevas fórmulas de recaudación se encargue de mejorar la calidad del transporte colectivo que a día de hoy sigue siendo nefasto tanto en la calidad del servicio, que sigue sin llegar a determinadas zonas del término municipal, como en puntualidad.

Susana Radío afirmó que antes de implantar la zona azul, el Ayuntamiento debería cumplir sus promesas electorales, en especial, las que tienen que ver con la creación de nuevas plazas de aparcamiento, un extremo que el equipo de Gobierno “está incumpliendo fehacientemente”.

La portavoz puso de manifiesto que una medida como esta “debe estar consensuada con los vecinos y contar con el apoyo de todos”, al tiempo que manifestó que con la implantación de la zona azul se eliminarán unas 2.500 plazas de aparcamiento que hasta ahora venían siendo gratuitas.

La portavoz criticó además que a la hora de implantar la zona azul no se haya tenido en cuenta lo que opinan algunos vecinos del centro de Marbella y San Pedro Alcántara, ni algunos comerciantes que consideran que sus ingresos se verán perjudicados en beneficio de las grandes superficies en las que sí es posible tener aparcamiento gratuito.

“El hecho de que se permita aparcar tan solo durante dos horas limita mucho el tiempo que turistas y vecinos pueden permanecer en determinadas zonas”, señaló Radío, que criticó además que el Ayuntamiento no haya concretado definitivamente las calles en las que se implantará la zona azul.