El consejero delegado de ACOSOL, José Bernal, ha “manifestado su interés en llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Marbella y con su alcaldesa, Ángeles Muñoz, sobre la actual situación de impago, en la que la más perjudicada es la propia empresa pública, a la que se le adeudan más de 31 millones de euros”.

Es cierto que existe un principio de acuerdo entre ambas partes, según ha explicado la propia alcaldesa, que permitiría desarrollar a ACOSOL la actividad de suministro domiciliario con el beneplácito del Ayuntamiento. Las sentencias mencionadas por la alcaldesa no dan la razón al Ayuntamiento, sino que los juristas de ambas partes mantienen criterios opuestos, y, en cualquier caso, se ha preferido la vía de la negociación.

Tanto desde la Mancomunidad como desde ACOSOL se ha sabido diferenciar perfectamente la situación política, de la prestación de los servicios que tenemos encomendados; sin que se haya pensado en ningún momento en usar estos servicios, que a fin de cuentas van destinados a los ciudadanos, como arma de confrontación.

Por lo que sólo queda reiterar que, desde ACOSOL, “seguimos dispuestos a continuar por la senda del acuerdo que iniciamos hace unos meses. Nuestra prioridad son los ciudadanos de Marbella y la Costa del Sol”, añade Bernal.