La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Susana Radío, anunció hoy que el PSOE llevará una moción al próximo pleno del Ayuntamiento en la que se propone que se establezcan ayudas al pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para los ciudadanos empadronados y que el porcentaje de bonificación que se aplique, se incremente en función del número de años de antigüedad con que cuente el empadronamiento del ciudadano.

 

 

Susana Radío señaló que esta moción se justifica en que desde la llegada de Ángeles Muñoz al Gobierno municipal ha habido un notable incremento de la presión fiscal, y concretamente el IBI ha aumentado un 12,01 por ciento en dos años, cuando el IPC interanual de julio de 2007 a julio de 2009 ha sido del 3,8 por ciento, de modo que “se ha triplicado lo que los ciudadanos tienen que abonar por el IBI en relación a la subida del IPC”.

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento declaró que el padrón del IBI para el año 2009 es de 164.000 unidades urbanas, lo que supondrá un ingreso para las arcas municipales de 80 millones de euros a recaudar, que se incrementarán con otras liquidaciones tributarias que se realizan a lo largo del año. De estas unidades urbanas, aproximadamente 100.000 corresponden a viviendas, y el resto a otro tipo de inmuebles. El recibo medio en las viviendas es de 615 euros.

 

Del mismo modo, Radío señaló que aunque la población censada es de unos 130.000 habitantes, estudios realizados por entidades como la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol y el propio Ayuntamiento, estiman que en Marbella viven de forma habitual otras 100.000 personas más que no están empadronadas.

Esto, según Radío, provoca que el Ayuntamiento vea mermados sus ingresos, por ejemplo en la participación de los tributos del Estado por el que se recibirán 31,5 millones de euros en 2009. El factor decisivo para el cálculo de estos ingresos es precisamente la población censada. Por eso, la portavoz del PSOE instó al equipo de Gobierno a llevar a cabo la “mejor campaña de empadronamiento”, que vendría precisamente de la mano de reducir la aportación que los ciudadanos tienen que hacer en el pago del IBI.

 

Susana Radío señaló que, a modo de ejemplo, una reducción mínima del 20 por ciento para los ciudadanos empadronados, una persona que antes tuviera que abonar 615 euros, ahora su aportación no llegaría a los 500. Además esto no supondría una pérdida de ingresos para las arcas municipales, ya que ese descenso en el pago del IBI se vería compensado con el incremento en la participación de los fondos que el Estado destina a los ayuntamientos.

 

“Nos parece una propuesta buena y eficaz, que por supuesto tiene que hacerse con limitaciones, como que se aplique a una sola vivienda en el caso de que el contribuyente sea titular de varias viviendas, y que se aplique en función del valor catastral de la misma”, apuntó la portavoz del Grupo Municipal Socialista, quien añadió que esta medida ya se ha puesto en marcha en otros municipios del entorno como Benalmádena, Vélez-Málaga o Torremolinos, localidades en las que la reducción del IBI para los empadronados puede alcanzar el 50 o el 60 por ciento.

 

Por su parte, el edil Antonio Martín declaró que “la subida de impuestos no se ve reflejada en la mejora de los servicios”. “Pagamos impuestos de primera clase”, declaró el concejal, que citó como malos ejemplos de los servicios que se prestan el transporte, la limpieza, las guarderías o la cultura.

 

“El Ayuntamiento de Marbella ha recibido en estos dos años más que ningún otro Ayuntamiento de Andalucía, no solo a través del Plan Proteja, con los fondos ZP o el Plan Qualifica, sino a través de subvenciones millonarias de distintas consejerías”; apuntó Martín, que añadió que todo lo que se ha hecho en el municipio ha sido gracias a fondos externos, de modo que el Ayuntamiento “no ha gestionado nada, ni desde el punto de vista económico, ni desde el punto de vista social”.