El consejero delegado de la empresa pública ACOSOL, José Bernal, ante la nota de prensa enviada por el Ayuntamiento de Marbella, recogiendo manifestaciones de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, sobre supuestos “criterios partidistas” en la distribución de inversiones quiere manifestar que primero “de los 14 millones en inversiones aprobados ayer, gracias en buena parte a un acuerdo con la empresa estatal Acuamed, más de 7,5 millones están destinados a la conexión de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de La Víbora (en término municipal de Marbella) con el casco urbano de Marbella, mediante una tubería de 12 kilómetros, que permitirá al Ayuntamiento utilizar el agua regenerada para el baldeo de calles, riego de jardines y otros usos alternativos. Una pequeña parte de esta cantidad será destinada para llevar el agua también desde La Víbora hacia Calahonda, en Mijas, mediante una tubería de 1,5 kilómetros”.

Bernal ha querido también aclarar que “las inversiones se realizan con visión global, comarcal, en aquellos puntos en que se necesita, puesto que, por ejemplo, la EDAR de Guadalmansa (término municipal de Estepona) recoge el agua residual de San Pedro Álcantara o que, mientras la desaladora se encuentra en Marbella, el embalse de La Concepción está al 90 por ciento en Istán. Si arreglamos una tubería en Mijas, como es el caso del cambio de un tramo en la tubería principal norte a la altura de la urbanización Calypso, lo hacemos con la intención de no colapsar el sistema general de abastecimiento. Es una inversión en la tubería de la Costa del Sol Occidental, independientemente de dónde se realice la obra y, por tanto, beneficia a todos”.

En este sentido añadió que “la compra por valor de 100.000 euros de gas propano para hacer funcionar el Secado Térmico, ubicado en la EDAR de Cerros del Águila (en término municipal de Mijas, pero que también recoge las aguas residuales de Fuengirola) no es una inversión en Mijas o Fuengirola, sino que esa estación de Secado Térmico da servicio a todas la depuradoras”.

Quiso recordar que el hecho de “atender a más usuarios también implica más gastos, como bien sabe la alcaldesa, puesto que son necesarias más reparaciones, inversiones y recambios, siendo que la infraestructura de ACOSOL se mantiene en óptimas condiciones, lo que redunda en un mejor servicio al usuario. Eso en el caso de que las empresas actúen con criterio y coherencia y reinviertan sus beneficios en la infraestructuras que están obligadas a mantener”.

Por parte de ACOSOL “no hay ningún problema en crear una comisión que avale los informes de los técnicos de ACOSOL, pero me veo en la obligación de señalar, para salvaguardar la imagen de los magníficos profesionales de la empresa, quienes vienen realizando su trabajo a satisfacción de todos los municipios desde hace años; que son estos técnicos y sus informes los competentes en la infraestructura general de la Costa del Sol Occidental”.

Por último, el consejero delegado destacó que “debe ser el espíritu solidario el que nos permita avanzar en la mejora de la infraestructura; puesto que las obras, y más las de emergencia, se dan allí donde son necesarias, no se pueden ver sólo como inversiones puras. Tenemos que realizar un trabajo que beneficie a los 11 municipios y, en ese sentido y con ese espíritu, ACOSOL, la Junta de Andalucía y el Ministerio de Medio Ambiente, a través de Acuamed, están afrontando todas las mejoras”.

Por su parte la nota de prensa difundida por Angeles Muñoz se dice:
La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha afirmado esta mañana que el reparto de inversiones de la empresa pública Acosol “responde a criterios partidistas” y no tiene en cuenta “principios de proporcionalidad ni aspectos técnicos”. Asimismo, ha asegurado que los acuerdos adoptados por el Consejo de Administración “no dan respuesta a las prioridades del municipio” en materia de saneamiento y abastecimiento “a pesar de que Marbella aporta más del 50% de los ingresos de Acosol”.

     En el mismo sentido, ha explicado que los ciudadanos están pagando una tasa de saneamiento “que debería retornar en forma de inversiones urgentes que no se están llevando a cabo”. Asimismo, ha sostenido que la empresa pública del agua “no ha consultado a los municipios para conocer sus necesidades” en este ámbito, por lo que ha indicado que ayuntamientos “de distintos signo político” han expresado “la misma disconformidad” que Marbella o Fuengirola.