El Centro Cultural Cortijo Miraflores acoge hasta el próximo 4 de diciembre la muestra “Sueños de cristal” de las artistas Stella Kamazón y Liviana Leone. 
En ella se habla de la fragilidad de los sueños, de todos los sueños, pero de modo especial de los que tienen en su punto de mira la libertad.“Las rejas desgastan los sueños”, dice Kamazón, y lo escribe con grandes letras en una de las paredes, junto a dos pequeñas jaulas de metal que simbolizan la opresión, la falta de libertad.

El discurso y los símbolos utilizados son explícitos. Sí, las rejas, las prisiones verdaderas o imaginadas, los límites que nos ponemos o nos ponen, los bloqueos mentales, como los miedos, erosionan o diluyen nuestros sueños, poco a poco, día a día, hasta intentar destruirlos.

No importa si son simples y humildes o, al contrario, grandiosos; lo verdaderamente importante es poder movernos libremente, sean cuales sean  nuestras circunstancias. La bandada de pájaros que Kamazón cuelga del techo describe la necesidad y el deber de volar por encima de nuestras limitaciones.

Frente al discurso de la opresión que provocan las jaulas y como cuidadoras de la libertad que simbolizan los pájaros suspendidos en el aire, hay una serie de esculturas, realizadas con materiales reciclados, a los que se les ha dotado de una nueva identidad.

Por su lado, Liviana Leone, con unas pinturas que parten de lo abstracto y terminan conjugándolo con un toque de figuración (lo justo para poder comunicar algo de forma más explícita), cuenta cómo a veces nos acercamos a la realización de lo que deseamos para después alejarnos otra vez; cómo las decisiones que tomamos y los caminos que elegimos a menudo no son los que nos convienen y nos aconseja pararnos y quedarnos quietos para reconsiderar. La vida, como bien sabemos, es un viaje (a veces búsqueda, a veces huida) y la libertad nuestro mejor equipaje.

Las pinturas están realizadas en técnicas mixtas y formatos relativamente pequeños (la mayoría de las obras son de 25 x 25 cm y 39 x 39 cm), presentadas en grupos flexibles que permiten numerosos juegos en su montaje.

Hay simbolismo y discurso explícito, abstracción y figuración, aunque todo convive en buena armonía en esta pequeña reflexión sobre la fuerza y, al mismo tiempo, la debilidad de nuestros sueños. El horario de visita es de lunes a viernes de 9.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00.