El Ayuntamiento de Marbella va a potenciar las labores de prevención y de vigilancia en materia de inspección urbanística. Así lo ha anunciado hoy el delegado municipal del ramo durante la presentación de tres nuevas motocicletas destinadas al servicio de inspección.

    El edil, acompañado del director general de Urbanismo, Juan Carlos Fernández-Rañada, ha explicado que la intención del Consistorio es la de evitar que en el momento en que la Junta de Gobierno Local tiene que informar acerca del otorgamiento de una licencia de primera ocupación se haya ejecutado una construcción “que nada tiene que ver con el proyecto presentado y autorizado”.
Desde el área de Inspección Urbanística del Ayuntamiento, a través del cuerpo de inspectores municipales, se van a reforzar las visitas a pie de obra en “diferentes momentos estratégicos durante el proceso de construcción, desde la tirada de cuerda pasando por el inicio de la estructura y hasta la finalización de los trabajos”.
    En cuanto a las tareas de vigilancia, los inspectores se personarán en aquellos lugares donde se aprecie actividad de edificación o reforma para requerir el correspondiente permiso. En el caso de que no se haya solicitado se procederá a sancionar al infractor aunque, ha apuntado el responsable municipal.
En el caso de obras menores, como puede ser la reforma de un baño o de una cocina, tan solo hay que rellenar un formulario y entregarlo en el Registro de entrada del Ayuntamiento o en las dependencias de Urbanismo tras abonar una tasa y en 15 días, sino ha sido denegada la licencia, el interesado estará autorizado para llevar a cabo los trabajos.
    Para obras mayores además es necesario un proyecto de obra visado por técnico acreditado. En cuanto a los plazos, la delegación trabaja para seguir reduciéndolos con el objetivo, a medio plazo, de otorgar las licencias en 2 ó 3 meses.