Opción sanpedreña  denuncia el lamentable estado de la Estación de Autobuses que, por las obras del soterramiento, se ha trasladado de forma provisional a la Variante Sur de San Pedro.

    El carácter efímero de la nueva ubicación no puede servir jamás de excusa para justificar que un pueblo de 36.000 habitantes tenga como “Estación de Autobuses” un espacio tan tercermundista.

    Nos hacemos eco de las múltiples quejas que nos han transmitido nuestros conciudadanos:

    -El espacio para aparcar los autobuses es ridículamente pequeño. En cuanto dos autobuses esperan a los viajeros ya se producen problemas.
    -La delimitación de la parada se ha hecho con una marquesina donde a duras penas pueden estar media docena de usuarios resguardados del sol o la lluvia.
    -Resulta increíble que nadie desde el equipo de gobierno haya previsto la iluminación de la zona. La supuesta “Estación” se encuentra totalmente a oscuras, y los accesos a la misma tampoco se han iluminado. La sensación de inseguridad es manifiesta; de hecho, son muchos los usuarios que se hacen acompañar para no estar desprotegidos, y ya se han registrados pequeños incidentes delictivos que a buen seguro irán a más si no se pone remedio a esta dejación.
    -Para colmo, el kiosco de la empresa Portillo, corresponsable de esta ignominiosa situación, se encuentra sin luz y teléfono. Así, cualquier usuario que quiera un billete de autobús de medio o largo recorrido ha de esperar a que el vehículo llegue y tenga plaza libre, pues no se puede reservar por ventanilla. Además, la empresa no dispone ni de un mísero folleto que informe de los horarios de los autobuses que realizan trayectos locales o comarcales.

    Desde Opción Sampedreña pedimos, exigimos, al Equipo de Gobierno una rápida solución a todos los problemas que hemos expuesto, fruto, y esto lo venimos denunciando con reiteración, de una improvisación y dejadez hacia San Pedro que raya lo insultante. Nada tenemos contra el deseo del PP de devolver a Marbella y San Pedro su glamour perdido a través de determinados eventos (Capa Davis,  Ciudad Europea del Deporte…), pero les pedimos a estos señores que no empiecen la casa por el tejado. El acceso a los medios de transporte es una necesidad de primer orden, sobre todo para las capas más humildes de nuestra población, no se les puede tratar con tanto desdén.  Nuestros rectores municipales parecen haber olvidado que lo primero, lo más perentorio, es cubrir con eficacia los servicios básicos, como es el transporte, para pensar después en otros gastos accesorios, que se nos antojan obscenos y desproporcionados, sobre todo cuando vemos como se maltrata al sufrido usuario de los autobuses, por no hablar de la lamentable imagen que damos al  turista que también utiliza este medio.