En el pleno ordinario del pasado viernes se aprobó definitivamente el reglamento que permitirá al actual equipo de gobierno tripartito de Marbella (PSOE, OSP e IU) nombrar directores y coordinadores generales que no sean necesariamente funcionarios.
Como se anunció mediante un comunicado la semana pasada, el Tripartito se reunió con el Secretario General de PODEMOS, designado en asamblea, a fin de recabar el voto afirmativo de los dos ediles de CSSP, quienes se habían mostrado muy críticos con esta medida.

Hoy han comparecido en rueda de prensa el Secretario General de PODEMOS, Manuel González, y el alcalde de Marbella, Pepe Bernal, para firmar públicamente el compromiso al que estas formaciones han llegado.

Además de reforzar el compromiso plenario al que en su día forzaron los dos concejales de CSSP: limitar el sueldo y el número de cargos que pueden nombrarse, de modo que cobren lo mismo que vienen percibiendo los cargos de confianza; y que sumados los directores generales y los cargos de confianza nunca pueden ser más de 27, por lo que cada nombramiento de director debería ocasionar el despido de un cargo de confianza.

El tripartito también se ha comprometido a hacer de esta situación algo excepcional, de modo que en un futuro todos estos puestos puedan ser cubiertos por funcionarios de acuerdo al proceso natural de promoción entre los empleados públicos, al margen de decisiones políticas.