El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha apostado por dar un nuevo impulso a la educación y mejorar la igualdad de oportunidades como retos del Gobierno autonómico, cuando se cumplen sus primeros cien días al frente del Ejecutivo. Griñán, que ha hecho un balance sobre las principales actuaciones desarrolladas en la comunidad en este periodo, ha reconocido que el programa de gobierno debe realizarse «en el día a día y con la complicidad de la sociedad andaluza».

Durante su intervención, el presidente ha manifestado que «cien días son poco tiempo, pero suficiente para mostrar la determinación de convocar a los andaluces a nuevos desafíos», y ha abogado por avanzar «hacia la excelencia» en todas las actuaciones que se llevan a cabo. «Hacer lo que hacemos pero hacerlo mejor», ha destacado.

Para Griñán, esta etapa se ha caracterizado por la puesta en marcha de medidas para hacer frente a la crisis económica y al desempleo, la negociación final sobre el nuevo sistema de financiación autonómica y la creación de un modelo de crecimiento económico sostenible.

En lo que respecta al nuevo sistema de financiación, Griñán ha recordado que se trataba de una reivindicación ya expresada por la Junta de Andalucía y que, tras una negociación «efectiva y eficaz», ha concluido en un modelo «que tiene mucho que ver con el presentado por el Gobierno andaluz hace tres años en el Consejo de Política Fiscal y Financiera». Así, ha reiterado que permite redistribuir los fondos, garantiza la igualdad de todos los españoles «vivan donde vivan», y otorga mayor autonomía financiera a las comunides.

Por su parte, la lucha contra los efectos de la crisis y la repercusión del desempleo han sido, en palabras del máximo responsable andaluz, una «constante del Gobierno», como lo demuestran las más de 50 medidas impulsadas, que han supuesto actuaciones con una inversión próxima a los 12.000 millones de euros.

Medidas frente a la crisis

Griñán, que ha aludido a los logros alcanzados por Andalucía en los últimos años, ha señalado que la crisis económica internacional ha llegado a la comunidad cuando se encuentra «en mejores condiciones que en épocas pasadas». Así, se ha referido a los tres millones de andaluces con empleo, a la convergencia por encima del 80% de la renta media per cápita en la UE, a las 500.000 empresas existentes, a la superación del 1% del PIB en I+D, y a la posición de vanguardia de la comunidad en investigación biomédica, las redes de espacios tecnológicos o de infraestructuras.

Estas líneas de acción se han dirigido, según el presidente, «a salir pronto de la crisis, hacerlo en las mejores condiciones posibles y proteger a las personas más vulnerables», por lo que se han impulsado tanto medidas coyunturales para hacerle frente, como estructurales, a través de reformas para mejorar la competitividad económica.

Entre otras, ha citado las actuaciones para favorecer la liquidez de las pequeñas y medianas empresas, como los convenios suscritos con el Instituto de Crédito Oficial, Banesto o el Banco Europeo de Inversiones, por 1.070 millones de euros, o la vía libre a los fondos de titulización de activos, que permitirán préstamos a las empresas por 1.500 millones.

Las medidas para el sector de la construcción o la mejora de la empleabilidad de los trabajadores a través de la reconversión sectorial, con los planes Memta y Proteja, han sido otras de las actuaciones destacadas por el presidente.

En la esfera política, Griñán ha subrayado la búsqueda de «consenso», como queda de relieve en las 46 propuestas aprobadas en este periodo por el Parlamento, con un importe que ronda los 6.000 millones de euros. De ellas, 17 han sido aprobadas por unanimidad, 25 por PSOE e IU y sólo cuatro por PSOE. La consolidación de un nuevo modelo productivo, basado en el VI Acuerdo de Concertación Social y en la estrategia de competitividad de Andalucía, ha sido otro de los grandes ejes destacados por el responsable autonómico.

Modelo de desarrollo sostenible

En este contexto, Griñán ha aludido al Programa Andalucía Sostenible, que estará enmarcado en el VII Acuerdo de Concertación Social, y se basará en la sostenibilidad económica, social, ambiental, energética, del transporte y financiera.

Así, ha señalado que la sostenibilidad económica debe apreciarse en todos los sectores de producción, mientras que en el ámbito social se materializa en políticas activas y en un nuevo enfoque del Estado del Bienestar. Asimismo, la sostenibilidad ambiental y energética supondrá un nuevo uso del agua y las energías renovables, mientras que en el transporte dará un especial impulso al ferroviario.

Finalmente, en lo que concierne a la estabilidad financiera, ha destacado la necesidad de ganar tamaño en este sector, y ha explicado que el Gobierno andaluz apoyará todas las decisiones de las entidades financieras «siempre que están avaladas por sus órganos de gobierno, se basen en razones económico-financieras y se encuadren en la consolidación del sistema financiero andaluz», para que puedan abordar procesos importantes para el progreso de la comunidad.

Junto a todo ello, Griñán ha destacado que la educación constituye la «política por excelencia» y un eje de esta estrategia de sostenibilidad, y ello ha quedado plasmado en la renovación del consenso educativo en el Parlamento y en la creación de un grupo de trabajo por la convergencia en este ámbito.

Educación

«La educación es en Andalucía más accesible que en la mayoría de los países de Europa», ha asertado el presidente, que ha señalado que uno de los retos de la Junta es mejorar su calidad y accesibilidad. En esta última línea se ha referido a mejoras como las becas 6.000, la gratuidad del transporte escolar, la integración de la educación de cero a tres años, los 165 nuevos centros bilingües o los 1.000 docentes que se van a incorporar al sistema educativo.

Respecto a los centros, Griñán ha expresado su apuesta por una alianza estratégica en los centros, que permita «fortalecer el diálogo para que se puedan instituir como valores fundamentales el respeto, el conocimiento, el estudio, el aprendizaje y el valor».

Ejes transversales

El mandatario autonómico se ha referido también a los siete ejes transversales expresados en su discurso de investidura para sustentar la política andaluza: seguridad jurídica, reforma de la Administración, mayor competencia económica, más innovación, sostenibilidad, igualdad de oportunidades y diálogo social.

Respecto a la seguridad jurídica, ha aludido al nuevo modelo de oficina judicial, el plan de actuación especial en los órganos con mayor carga de trabajo y la creación del Tribunal Administrativo de Andalucía y del Centro de Mediación y Arbitraje.

Dentro de la reforma de la Administración, ha anunciado el próximo dictamen en el Parlamento sobre la Ley de Régimen Local y de Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Junta de Andalucía. Además, ha señalado que la comunidad es la única que ha completado el Plan de Empleo Local con uno específico de financiación, y ha dado luz verde a un paquete de simplificación de trámites administrativos. También ha anunciado la renovación de la web en la que los ciudadanos pueden comprobar el cumplimiento de compromisos de la Junta.

Los avances en la trasposición de la directiva europea sobre la liberalización de los servicios del mercado interior ha sido uno de los logros citados por el presidente en la línea de mayor competencia, mientras que en el apartado de la innovación se ha referido a la aprobación de un fondo capital riesgo de 15 millones de euros para proyectos empresariales de base tecnológica, los 19 millones de apoyo a la economía social, los planes de acción en el sector de la piedra, la madera o el mueble, el Laboratorio de Inteligencia Turística, entre otros.

La sostenibilidad con un nuevo modelo de gestión a través del proyecto ‘SmartCity’ o los planes de aglomeración urbana de Sevilla y Málaga, y los planes para la igualdad de oportunidades y cohesión a través de los proyectos de ley sobre el Derecho a la Vivienda y a la Muerte Digna, la construcción de nuevas infraestructuras sanitarias, y la aplicación de la Ley de Dependencia, han sido finalmente otras de las medidas subrayadas por el presidente en su balance.