El consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Espadas, ha firmado un protocolo de colaboración con las entidades de crédito Unicaja, Cajasol, Caja Granada, Cajamar, La Caixa y BBVA para desbloquear la financiación de las promociones de Vivienda Protegida que cuenten con demanda y que se encuentren paralizadas por la falta de crédito. Esta medida se inscribe en el Plan de Impulso al Acceso a la Vivienda puesto en marcha por el Gobierno andaluz.

En virtud de este protocolo, la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, a través de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA), propondrá a las entidades de crédito para su estudio y aprobación la financiación de aquellas promociones que cuenten ya con la calificación provisional y que cuenten con demanda, pero que tengan dificultades para obtener el crédito necesario para su ejecución. En el caso de que la operación se considere viable, EPSA, el promotor y la entidad financiera en cuestión firmarán un convenio específico que regulará las condiciones del crédito y la relación entre las partes.

En este sentido, la Consejería y los bancos y cajas han identificado ya las primeras nueve promociones que se van a beneficiar de este acuerdo y que van a posibilitar la construcción de 447 viviendas protegidas en las provincias de Cádiz, Córdoba, Málaga y Sevilla. En total, el importe estimado de los préstamos superará los 40 millones de euros.

El protocolo establece también que Vivienda, a través de EPSA, podrá participar en determinadas promociones para garantizar la viabilidad de las mismas, especialmente en los casos en los que sean los adjudicatarios los que no obtengan el crédito necesario para acceder a la vivienda protegida que les ha sido adjudicada. En estas situación EPSA adquirirá hasta un porcentaje máximo de las viviendas al promotor para ser convertidas en viviendas protegidas en alquiler a 10 años, con opción a compra.

Este protocolo incluido en el Plan de Impulso al Acceso a la Vivienda en Andalucía amplía el convenio suscrito en noviembre del año pasado con bancos y cajas de ahorro para la financiación del Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008-2012, puesto que, por un lado, permite financiar las promociones de vivienda protegida que sean viables y que no obtengan créditos y, por otro, garantiza el acceso a la vivienda a aquellos adjudicatarios que no hayan podido obtener la financiación necesaria para su adquisición.