Hace unas semanas sorprendían en sus redes sociales con la publicación de un pequeño vídeo como avance del nuevo sonido de la banda. En él se palpaba la ausencia de guitarras acústicas, banjos y demás instrumentos característicos de los de Marcus pero no había mayor pista que un leve cambio hacia un estilo más guitarrero.

La confirmación en varios festivales norteamericanos y posteriormente en otros europeos, incluido el Bilbao BBK Live, ya hacía prever que Mumford&Sons publicarían nuevo material después de tres años del lanzamiento de Babel, su segundo disco. Y así lo hicieron en el teaser. Confirmaron que el 4 de mayo su nuevo trabajo, llamado Wilder Mind, estaría en el mercado.          

A través de la BBC, a principios de semana, la banda británica publicó el single, ese que ha revolucionado a sus fieles seguidores y a la crítica. Se llama Belive y tendría más sentido que perteneciese a un disco de Coldplay y a llenar estadios que a los creadores Little Lion Man. Sin rastro de las melodías a las que la banda inglesa nos tiene acostumbrados, la voz de Marcus Mumford se acerca más a la de Chris Martin. La crítica ha sido implacable con ellos pero se mantiene la esperanza en que el tercer trabajo se aleje de los tintes de Coldplay y traiga a unos magníficos y renovados Mumford & Sons.

Tatiana Moro