La alcaldesa, Ángeles Muñoz, ha presidido hoy el acto oficial de inicio de las obras de la residencia de mayores ‘Mateo Álvarez Gómez’ ubicada El Trapiche. La regidora ha subrayado la importancia de que el municipio “cuente por primera vez con una residencia pública” y ha señalado que “se trata de un edificio emblemático que ofertará una asistencia de calidad y que da respuesta a la falta histórica de equipamientos en este ámbito”.

     Asimismo ha destacado el compromiso del Equipo del Gobierno “con los mayores del municipio y la mejora de su calidad de vida” y ha agradecido a la familia de Mateo Álvarez “que haya defendido por encima de todo que este suelo se destinara a albergar una residencia de ancianos y a los que tanto les ha costado que ese sueño se convirtiera en una realidad”.

     La alcaldesa, que ha estado acompañada por miembros de la familia Mateo Álvarez, ha precisado que la residencia, cuya entrada en funcionamiento esté prevista para dentro de dieciséis meses, ofertará un total de 166 plazas de residencia y 60 de centro de día. Según ha puesto de manifiesto, la calidad de sus instalaciones “lo convertirán en uno de los centros más completos de estas características en toda España” por lo que se ha mostrado convencida de que la iniciativa “será un éxito”.

     Por su parte, Antonio Prieto, subdirector de la empresa adjudicataria Sanyres, ha agradecido la confianza del Consistorio y ha avanzado que las obras de acondicionamiento de la parcela exterior comenzarán a ejecutarse “de forma inmediata”.

     En cuanto a las características de la futura residencia, el arquitecto Rafael Toscano ha indicado que la remodelación “respetará al máximo las características del inmueble” y ha precisado que el antiguo edificio del Trapiche albergará el área administrativa, la zona de usos múltiples e instalaciones para uso y disfrute de los mayores, como la cafetería o la bibilioteca, y la obra nueva se destinará a las habitaciones, de las que un 10% serán individuales.

     Toscano ha incidido en que la residencia “respetará escrupulosamente la normativa de seguridad vigente” y, entre otras medidas, se diseñará para facilitar el desalojo vertical en caso de emergencia. Para el arquitecto, “el centro cubrirá todas las necesidades de los usuarios y ofrecerá todos los servicios para que se convierta en su segunda casa”.