La consejera de la Presidencia, Mar Moreno, ha destacado que Andalucía tiene uno de los niveles más elevados de implantación de la Televisión Digital Terrestre (TDT) en España. Durante su intervención en el Parlamento, Moreno ha señalado que la comunidad andaluza ha "realizado correctamente sus deberes" en el proceso de transición hacia la TDT en Andalucía, por lo que se ha culminado "con éxito".

La consejera de la Presidencia, que ha definido este proceso como el que "ha permitido la universalización, por primera vez, de la televisión en Andalucía", ha señalado que la Junta ha colaborado en este plan impulsado por el Gobierno central "habiéndose cumplido los plazos con absoluta normalidad".

Asimismo, ha defendido que se han garantizado las dos condiciones esenciales indicadas por el Ministerio de Industria, que pasan por que la cobertura de la televisión digital fuera, al menos, igual que la analógica preexistente y por que el grado de conexión y conocimiento de la nueva tecnología por parte de los ciudadanos se realizase en términos de igualdad y universalidad.

En cuanto a su desarrollo, la consejera ha apuntado que este proceso ha sido de "gran complejidad". En este sentido, ha explicado que, desde el punto de vista técnico, la transición ha obligado a adaptar los centenares de centros emisores y reemisores de televisión, que son los que permiten llevar las señales televisivas a los 771 municipios de la comunidad.

Asimismo, ha subrayado que la implantación de este proceso ha obligado a las administraciones a realizar grandes inversiones que "han generado un fuerte empleo en el sector de las telecomunicaciones".

En este sentido, Moreno se ha referido a los esfuerzos realizados por la Junta para garantizar la adaptación técnica de los hogares y que los ciudadanos tuviesen conocimiento de la nueva tecnología. Con estos objetivos, ha recordado que se pusieron en marcha medidas como la creación de un portal web de la TDT en Andalucía, el desarrollo de un canal de acceso a información, la realización de jornadas formativas y el apoyo a colectivos con riesgo de exclusión, con la entrega de descodificadores de TDT.

Finalmente, la consejera ha definido el proceso como "una operación de gran calado social", en la que también se han producido "algunas molestias que nos preocupan y en las que hemos trabajando para solventar".