El Grupo Municipal Socialista ha presentando una moción al pleno reclamando al Ayuntamiento que permita a la Asociación de Comerciantes y Profesionales del Casco Antiguo (ACOPROCAMAR)  permanecer en su sede de la calle Salinas después de que ésta recibiera por parte del Ayuntamiento una orden de desalojo de la pequeña oficina que ocupan desde hace 10 años en la Gerencia del Casco Antiguo.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Susana Radío, ha destacado la labor desarrollada desde su creación por ACOPROCAMAR “en defensa y promoción, no sólo del comercio y el tejido económico del casco antiguo, sino también de su patrimonio histórico”. Recuerda que ha sido la asociación la que ha promovido la peatonalización del centro histórico y proyectos como la rehabilitación de la muralla del Castillo, del Conservatorio, de la Delegación Municipal de Cultura y de la propia Gerencia del Casco Antiguo, así como de las fachadas de los colegios María Auxiliadora I y Monseñor Rodrigo Bocanegra.

Radío señala que “el derecho al asociacionismo y a la participación ciudadana deben ser principios por los que deben velar los organismos públicos, principalmente el Ayuntamiento, como administración más cercana al ciudadano” y muestra su extrañeza ante el hecho de que el Partido Popular pretenda desalojar a este colectivo “cuando hay decenas de asociaciones que se encuentran en su misma situación, ocupando dependencias municipales”.

La portavoz socialista sospecha que tras este desalojo hay “intenciones políticas” y que el PP “siguiendo de nuevo la estela del GIL, pretende limitar e impedir que colectivos y asociaciones que no le son afines, desarrollen su actividad”. La situación de ACOPROCAMAR se hace aún más grave en estos momentos de crisis económica en la que el comercio del casco antiguo está padeciendo sus efectos más negativos. Radío reprocha al equipo de gobierno que “en vez de facilitar el trabajo de la asociación, le ponga aún más dificultades para luego presumir de que se potencia el casco antiguo”.