El Grupo Municipal Socialista ha presentado un escrito por Registro de Entrada del Ayuntamiento en el que solicita que se anule la subida de los precios públicos de servicio y actividades del OAL Arte y Cultura correspondientes al curso 2009/2010, manteniendo los del año anterior, al entender que estos cursos fueron concebidos como instrumentos de acceso gratuito a la formación y la cultura para la inmensa mayoría de la población.

Los nuevos precios han supuesto una subida de entre un 60 y un 150 por ciento, respecto a las tasas del curso pasado; de manera que un alumno de fotografía digital que el año anterior abonó 60 euros, tendrá que pagar este año 150 euros. Entre las subidas aprobadas por el equipo de Gobierno también figura la del Conservatorio, donde los precios por asignatura se han visto incrementados en 20 euros, según denunció la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Susana Radío.
 
En el caso concreto de Arte y Cultura, hay que recordar que este organismo se creó como Universidad Popular con el consenso de todas las fuerzas políticas y sociales del municipio, y con el objetivo de que toda la población tuviera acceso gratuito a la cultura. Estos cursos y talleres siempre fueron gratuitos hasta la llegada de Gil a la Alcaldía, que instauró los precios, que ahora incrementa de forma descomunal el Partido Popular.

El escrito se justifica en que, según señaló el concejal Antonio Martín, “la labor del Ayuntamiento debe ser la de garantizar el acceso a la cultura y la formación, sobre todo para aquellos colectivos que tienen dificultades económicas, y corresponde al Consistorio asumir el coste de este tipo de servicios sin gravar aún más la debilitada economía de los ciudadanos que optan a estos talleres”.

Por otro lado, el Grupo Municipal Socialista también ha solicitado que se anule la tasa de expedición de los certificados de empadronamiento, convivencia y residencia, así como la de la compulsa de documentos, como medida de apoyo a los ciudadanos en estos momentos de crisis.

El PSOE recordó que el equipo de Gobierno aprobó en el pleno de octubre de 2008 la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por expedición de documentos y otros servicios y actividades de carácter administrativo. Entre ellas se incluía el abono de dos euros por el certificado de empadronamiento, cuatro euros por el certificado de convivencia y residencia, y entre dos y cuatro euros por la expedición de otro tipo de certificados.

La mayoría de estos solicitantes suelen ser personas de recursos económicos limitados como jubilados, inmigrantes o familias modestas. Tanto el Grupo Municipal como el PSOE han recibido numerosas quejas por el cobro de estos certificados que hasta la fecha siempre habían sido gratuitos, como también ocurre con el resto de administraciones. También hay que tener en cuenta que estos certificados son solicitados, en muchas ocasiones, para ser presentados ante la propia administración local.