El portavoz del Grupo Municipal Socialista, José Bernal, y el viceportavoz, Ricardo López, se han unido hoy a la solicitud de los trabajadores municipales que han pedido a la alcaldesa, Ángeles Muñoz, que retire del orden del día del pleno ordinario que se celebrará en el Ayuntamiento de Marbella mañana, el punto de aprobación inicial del Plan de Ajuste, al considerar que “no se ha consensuado y que hace recaer el peso de las reducciones sobre los empleados”, que son precisamente los que desde un primer momento han sufrido la merma de sus salarios.

Los responsables socialistas han apoyado también la concentración de trabajadores que hoy se han manifestado a las puertas del Ayuntamiento de Marbella, para exigir a la alcaldesa esta medida y que pedían ante todo “consenso y diálogo”, una circunstancia que no se ha dado a pesar de que Ángeles Muñoz anunció que no pondría en marcha ninguna medida sin que existiese un consenso con los trabajadores.

Bernal ha declarado que una vez más “los que terminarán pagando el despilfarro de la alcaldesa son los trabajadores”, y ha recordado que quien ha generado el déficit de 19 millones de euros del año 2011, que obliga ahora a un plan de ajuste, ha sido Ángeles Muñoz que, “ha despilfarrado”, y ha añadido que, junto a los trabajadores, también los ciudadanos de Marbella y San Pedro acabarán pagando “los desmanes económicos” de la alcaldesa, ya que, para empezar, “sufrirán una subida del IBI del 30 por ciento”.

López ha declarado que el informe del interventor que acompaña al Plan dice textualmente que “se establece como medida en materia de transferencias la eliminación de la ordenanza que regula la subvención del impuestos sobre bienes inmuebles”, y de ahí que hagan una previsión de ingresos por este concepto de 27 millones de euros.

El viceportavoz ha señalado que si el problema son 19 millones y se ingresarán 27 con el IBI, por qué ha de tocarse el salario de los trabajadores.