La delegada municipal de Empleo, Isabel Cintado, ha informado hoy de que medio centenar de inscritos en el Plan de Exclusión Social ha encontrado trabajo en este tiempo y, por tanto, ha renunciado a participar en dicho programa.

 

En este sentido, el Ayuntamiento llamará en los próximos días al mismo número de personas que han renunciado, corriendo de esta forma la lista de inscritos beneficiados. La concejala ha asegurado que se trata de “una noticia positiva que demuestra el dinamismo de la ciudad y la reactivación económica”.

Asimismo, “esta situación posibilita que el programa llegue a nuevas personas necesitadas de un empleo que dispondrán de un contrato de tres meses de duración, a media jornada, con un sueldo aproximado de 550 euros para realizar tareas de mejora y conservación de espacios públicos”, ha concluido.

El programa beneficiará a un total de 280 desempleados que tienen que cumplir una serie de requisitos básicos como estar registrados como demandantes de empleo, ser parados de larga duración y que todos los miembros de la unidad familiar se encuentre, al menos, un año antes de presentar la solicitud, empadronados en el mismo domicilio.