El portavoz del Equipo de Gobierno, Félix Romero, ha informado hoy de una sentencia del Juzgado Contencioso-Administrativo número 5 de Málaga que desestima la reclamación de daños y perjuicios al Ayuntamiento por parte de una entidad, que había solicitado una licencia y que entendía que estaba otorgada por silencio administrativo, como consecuencia de la paralización de unas obras “que no estaban amparadas en una licencia legal”.

    El concejal ha asegurado que el fallo “cobra una vital importancia para la ciudad y para el Ayuntamiento” y sienta “un precedente esperanzador” para el futuro de los procedimientos judiciales que tendrá que afrontar la administración local tras la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

    Este supuesto planteado en la reclamación “es el problema esencial al que se tendrá que enfrentar el Consistorio en el periodo que mediará con posterioridad a la aprobación del Plan y hasta la consecución definitiva de la legalización de toda la problemática urbanística de la ciudad”.

    Al respecto, ha recordado que “muchos de los inmuebles que va a legalizar el PGOU habrán estado paralizados durante un periodo de tiempo y lo que nos reclamaba la demandante en este caso concreto eran los daños y perjuicios por la paralización de unos obras que imputaban al Ayuntamiento y que luego originaba en una situación en la que se solucionaba la edificación”.

    La sentencia, según ha apuntado el portavoz, señala que “es la propia conducta negligente de la recurrente la que ha causado el daño de cuya reclamación se hace”.

Además, indica que “cualquier persona que se pueda sentir perjudicada por la situación creada por la dispensa de obras ilegales o licencias por silencio administrativo que vea legalizada su situación no tienen derecho a reclamar a todos los ciudadanos de Marbella una indemnización”.