jupiter
Aviso, este artículo contiene spoilers de la película.

El último trabajo de los hermanos Wachowski no trata sobre las peripecias que le podrían ocurrir al quinto planeta del Sistema Solar, sino sobre la vida de la joven Júpiter Jones, de ahí el juego de palabras. Jones, interpretada por Mila Kunis, es una limpiadora de casas de lujo que trabaja para la empresa familiar de ascendencia rusa regentada por su tío y sueña con encontrar el amor de su vida, Channing Tatum.

Las similitudes con el cuento de la Cenicienta son evidentes aunque en esta versión, en cambio, se juega con la tecnología en vez de con calabazas.

La chica que limpia baños durante horas y horas compartía, en realidad, el ADN de una de las mujeres más poderosas del universo extraterrestre. Y a través de diferentes embrollos, esto le lleva a ser la dueña de la Tierra donde los hijos de su símil extraterrestre compran y venden tiempo de vida que es sustraído de la muerte de personas, llamadas cosechas.

El comercio con el tiempo a partir de humanos recuerda a los beneficios que se sustraían de éstos en el universo Matrix. Los directores parecen volver a la ciencia-ficción y a un uso excesivo de los efectos especiales donde los ambientes de los diferentes planetas son, como mínimo, exuberantes y hacen que el espectador se pierda en ellos.

El público al que el film de los hermanos Wachowski se dirige es más joven de a lo que estamos acostumbrados. Con una trama más rápida y superficial de lo necesario, pues la historia tiene posibilidad de ahondar en ella, hace las delicias de la crítica más feroz con esta película que entretiene y no deja de mantener expectante al público durante dos horas.

A pesar de que la ciencia-ficción a veces se ve interrumpida por momentos cursis también lo hace con influencia de películas con tintes marverlianos o starwarianas, donde las naves espaciales cobran una relevancia extraordinaria.

Las secuelas de Matrix probaron que el tirón de Andy y Lana Wachowski se había desvanecido y esta película no parece que haya elevado la repercusión de los hermanos en Estados Unidos, sólo han conseguido 18 millones de dólares en su estreno de los 175 invertidos. Un pinchazo que en España no ha sido así, la acogida más benevolente, curiosos de conocer lo nuevo de los directores, El destino de Júpiter.

Tatiana Moro