El ayuntamiento ha aprobado una nueva línea de ayudas sociales para la reforma de viviendas de personas mayores o con discapacidad con el objetivo de hacerlas más funcionales y accesibles. Podrán acceder a estas ayudas, con un límite de 2.000 euros por vivienda, aquellas personas discapacitadas, mayores y grandes dependientes que lleven cuatro años empadronadas en el municipio, no tengan ingresos superiores a 2,5 veces el Iprem y sea su único inmueble y su vivienda habitual.

El programa de ayudas cuenta con una partida inicial de 150.000 euros y el periodo de presentación de solicitudes de subvención se abrirá en breve y se prolongará durante 45 días. Para presentar las solicitudes se tendrá que acudir a las oficinas de atención al ciudadano del Ayuntamiento mientras que para retirar las peticiones y ampliar la información también se pueden desplazar los interesados a las dependencias de Bienestar Social.