El consejero delegado de ACOSOL, José Bernal, quiere afirmar con rotundidad que “la campaña emprendida por el Ayuntamiento de Marbella para desacreditar la gestión de esta empresa ejemplar, y que tiene como objetivo atacar indiscriminadamente todo lo que se haga con la única intención de hacer daño, está llegando demasiado lejos; tanto que el cúmulo de mentiras y medias verdades lanzadas por la nueva portavoz municipal, Kika Caracuel, tendrá consecuencias legales que el gabinete jurídico de ACOSOL ya está estudiando, y que probablemente se unirán a las que se emprendan contra la portavoz del PP, Carmen Díaz”.
Bernal quiere recordar que “la situación de ACOSOL, tras el gobierno del GIL, en connivencia con el PP (partido este último que prestaba su apoyo a los gilistas a cambio de obtener la mayoría en el Ayuntamiento de Benahavís, cuando precisamente era teniente de alcalde allí Ángeles Muñoz), era de ruina, con deudas pendientes (Desaladora) y perdida de pujanza en el sector, camino de su total destrucción y desmembración. Sólo la llegada del PSOE e IU logró cambiar el signo de esa situación, con la solución definitiva a la deuda de la desaladora y el crecimiento del número de abonados”.

Ahora, “tras la acertada aclaración de Juan Sánchez, presidente de Mancomunidad, a propósito de los datos relativos a las tarifas en estudio y a la situación de ACOSOL; desde el PP, con Kika Caracuel como vocera oficial, en una más de sus salidas de tono, tenemos que soportar que, de forma intencionada se mezclen dos datos: los  47 trabajadores contratados por ACOSOL en los últimos años, a quienes se insulta y se olvida que deben realizar una prueba de acceso y un curso de varios meses para optar a alguna de estas plazas; con los cargos de confianza de la Mancomunidad, haciendo mención expresa de algunos que son de carácter político, potestad de los partidos, según acuerdos anteriores, no impuestos por el PSOE o IU”, añade Bernal, quien aclara de forma contundente que “en ACOSOL no hay cargos de confianza, como desde el PP bien se sabe”.

No obstante, para Bernal resulta indignante que “quien mezcla los datos con mala intención, olvide el hecho de que entre los cargos de confianza en la Mancomunidad (no en ACOSOL), está la hermana de la alcaldesa, quien, durante su baja por maternidad, fue sustituida por otra hermana de la alcaldesa de desahogada situación económica”. Posiblemente “no había otra persona con su perfil familiar”, ironiza el consejero delegado de ACOSOL.

Además, continúa Bernal, “no podemos olvidar que entre las personas que durante el mandato del PP en la Mancomunidad obtuvieron sus plazas, impugnación incluida, de una manera cuando menos extraña, están Félix Romero y Manuel Cardeña, concejales del equipo de gobierno del PP en Marbella”.

    Por último, resulta “absolutamente indignante que una empresa como ACOSOL, cuya inversión publicitaria, destinada a campañas de concienciación en materia de ahorro de agua y sobre el uso de agua reciclada para el riego, es de 161.000 euros anuales, un 0,35 % del total de su presupuesto total, cifrado en 45.600.000 euros, tenga que dar explicaciones a quienes quieren confundir y mezclar este gasto (mínimo en el funcionamiento de la empresa) con supuestas campañas políticas. ¿Cuál es el gasto total del Ayuntamiento en materia publicitaria, incluyendo su televisión municipal y las actividades de sus empresas municipales? ¿Qué porcentaje supone del presupuesto total? ¿Qué medios lo reciben? ¿A cambio de qué? Cree el ladrón que todos son de su condición”.