La Junta de Andalucía se sumará al Plan2000E, una propuesta del Gobierno central que implica ayudas de 2.000 euros para la adquisición de nuevos vehículos y aportará, desde el lunes 18 de mayo, los 500 euros que cada comunidad adherida el programa invertirá por automóvil.

 

El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, quien ha calificado de «buena propuesta» el desarrollo de este proyecto, ha asegurado que esta medida podría suponer a la Junta una inversión de entre 12 y 14 millones, cifra que dependerá del número de vehículos vendidos.

Soler ha explicado que la inversión prevista puede ser compensada en las arcas públicas andaluzas con el incremento de la venta de automóviles, a través del Impuesto de Circulación y de Matriculación.

Según el titular de Innovación, Andalucía no cuenta en la región con grandes fabricantes de coches, pero sí de componentes, que se verán beneficiados de esta medida al aumentar la producción de vehículos. De la misma manera, también saldrá beneficiada la amplia red de concesionarios con los que cuenta la comunidad, con unas 30.000 empresas dependientes del sector.