Más de la mitad de los jóvenes en España está poco o nada satisfecho con el salario que recibe. Concretamente el 64,59 por ciento de los menores de 30 años. Satisfacción que aumenta progresivamente con la edad tanto en hombres como en mujeres, siendo los más felices con su retribución en el trabajo las personas mayores de 53 años. Son todos ellos datos extraídos del último estudio del clima laboral en España que acaba de realizar y publicar HRider, empresa tecnológica especializada en software para la gestión estratégica de Recursos Humanos.

La startup con sede en Málaga (que ha experimentado en los últimos años el mayor crecimiento de su sector en el mercado de habla hispana, estando presente ya en 20 países, trabajando con más de 500 compañías de todo el mundo y gestionando más de 300.000 trabajadores en su plataforma) ha dado a conocer el estudio del clima laboral en España 2022 basado en tres de los indicadores más importantes para las compañías a la hora de evaluar el clima laboral: el salario, el feedback con el supervisor y la cultura organizacional. Y todo diferenciado por edad y sexo. Los datos corresponden a 2021 y a los primeros cuatro meses de este año.

El clima laboral lo componen esos factores del entorno donde los empleados trabajan y que impactan directamente en ellos. Algunos de estos indicadores son obvios, como los recursos existentes o las condiciones en las que está el material de oficina; otros son más imprecisos, como la política de la empresa, el salario, el feedback o la comunicación.

Para el estudio se han utilizado los resultados obtenidos en evaluaciones de clima laboral de compañías de más de 50 empleados que operan en España y de diferentes sectores, como el industrial, el tecnológico o el de la alimentación. Todas estas son empresas ya concienciadas con la importancia de contar con un clima laboral saludable en sus organizaciones y que gestionan sus analíticas internas periódicamente con HRider con el fin de mejorar sus entornos de trabajo.

En lo que respecta al salario, los datos del estudio concluyen que los menores de 30 años valoran su salario 20 puntos menos que los más seniors.  El 64,59% de los menores de 30 años declaran estar nada o poco satisfechos con su salario, frente al 54,5% de los que están entre 30 y 53 años, y el 41,46% entre los mayores de 53 años. Tanto en hombres como en mujeres la satisfacción salarial aumenta progresivamente con la edad.

Sobre el feedback (la información que recibimos o podemos aportar en la relación con nuestros responsables, compañeros y personal a cargo con el objetivo de aportar datos con los que aprender, mejorar el rendimiento en nuestro trabajo e incluso redefinir la manera en la que gestionamos nuestra organización) hombres y mujeres menores de 54 años lo valoran de forma similar, con puntuaciones por encima de los 68 puntos porcentuales. El 75% de los menores de 30 años declaran estar satisfechos o muy satisfechos con el feedback que reciben, frente al 73,45% de los que están entre 30 y 53 años, y el 85,36% entre los mayores de 53 años.

La cultura organizacional, por su parte, es el conjunto de valores, comportamientos y lenguaje que conforman el entorno de una entidad. Determina la forma en que los empleados trabajan y cómo interactúan entre ellos, con los clientes, con los proveedores y con cualquier persona ajena a la organización. Una cultura corporativa bien cuidada convierte a la organización en un lugar que aporta bienestar y puede condicionar, entre otras cosas, la efectividad y la rapidez con la que se realizan las tareas o la facilidad para adaptarse a los cambios. La cultura corporativa es uno de los elementos esenciales que determinan cómo una organización ejecuta su estrategia a corto o largo plazo y que está considerado como un importante factor de competitividad para una compañía.

En este sentido, en todos los rangos de edad el porcentaje de empleados que se declaran satisfechos o muy satisfechos es superior al 72,91%, siendo los más seniors con un 82,92% los que se manifiestan más satisfechos. Un 27% de los empleados menores de 54 años reconocen estar nada o poco satisfechos del clima organizacional.